El 15 de febrero tuvo lugar el primer taller de la Escuela de Familias en Montessori School of Las Palmas (MSOLP), donde pudimos ver las adaptaciones que pueden hacerse a la habitación del niño para que sea más autosuficiente y pueda realizar diversas tareas por sí mismo. La finalidad principal de esto no es ahorrar tiempo y esfuerzos a los padres (aunque a largo plazo se consigue), sino fomentar la seguridad y confianza del niño o niña, que se siente útil en su casa y depende menos de la ayuda de sus padres para varias tareas.

Adaptaciones a la habitación del niño

Se vieron diferentes zonas:

  • De juegos
  • De descanso
  • De lectura
  • De actividades creativas

Ejemplo de habitación Montessori

Y también las pautas para organizarlas adecuadamente. Se respondieron a las dudas que se plantearon, y se buscaron soluciones en función del espacio disponible. Algunos errores que se suelen cometer y que hay que tratar de evitar:

  • No sobrecargar la habitación, ni de colores (lo mejor es utilizar tonos neutros), ni de juguetes (esto es muy habitual hoy día, y en todos los casos, los niños juegan de forma habitual con una fracción muy pequeña de todos los juguetes que tienen).
  • Pretender que el niño utilice sólo su espacio. Lo habitual es que quiera estar donde están sus padres, por lo que la zona de juegos debe poder trasladarse a otros puntos de la casa.
  • Exceso de mobiliario: Para el niño, es más útil tener espacio que tener muchos muebles. Es preferible tener pocos muebles con varias funciones, que un mueble para cada cosa y un espacio más reducido. Del mismo modo, lo ideal es poder guardar las cosas y que estén a la vista, en vez de tener muchas en cajones o sitios cerrados que tenemos que abrir para saber qué hay dentro.
  • El espacio y los muebles deben ir cambiando con el paso del tiempo, en función del crecimiento y las necesidades que se van creando: Aunque siempre hay que tratar de dejar el mayor espacio libre posible.

La ropa debe estar a su alcance, para poder elegirla y guardarla

Para saber más:

Resolución de conflictos – marcando límites con firmeza y cariño

Próximo taller el 22 de febrero, de 16:30 a 18:30h

Nuestros hijos nos ponen a prueba todos los días. Está en su naturaleza intentar llegar más allá, y el conflicto con los padres es para ellos una estimulante forma se ponerse (y ponernos) a prueba.

El problema es que a veces no tenemos energía o ánimo para estos juegos de poder, y cedemos a lo que nos demandan sin pensar demasiado en las consecuencias que esto puede traer.

Del mismo modo, a menudo les hacemos las cosas o no les pedimos colaboración porque “nosotros lo hacemos más rápido” y las prisas nos empujan en la vida diaria.

Veremos cómo poner límites de forma efectiva, firme y afectiva, para lograr cambios en la conducta. Nuestros hijos necesitan estos límites, porque sin ellos, estarán perdidos de adultos.